Home » Comentarios y Análisis » Inmigración

Inmigración

Un punto de inflexión para Europa

Un punto de inflexión para Europa - CO.EUR.

El fuerte aumento  de la migración en Europa, principalmente debido al gran número de personas procedentes de Siria, Irak y Afganistán, a través de Grecia y los Balcanes, ha creado problemas políticos dentro y entre los países europeos y ha socavado los acuerdos existentes de inmigración de la UE, que tienen poca probabilidad de sobrevivir en su forma actual. Si bien al principio la prioridad principal ha sido la recepción de los refugiados, después la atención se ha desplazado en cómo frenar ese flujo y restringir la entrada.

Con el fin de hacer frente a las enormes presiones migratorias, la Comisión Europea ha intentado definir una respuesta europea con un programa de acción que incluye políticas internas y externas, tratando de hacer el mejor uso de los organismos y herramientas de la UE, y con la participación de todos los actores: los países y las instituciones de la UE, las organizaciones internacionales , la sociedad civil, las autoridades locales. La agenda de la Comisión se centró en al gestión del fenómeno migratorio en sus aspectos principales: La investigación; La lucha a las redes de traficantes ; La mejora de las prácticas de repatriación ; El fortalecimiento de Frontex, la agencia que ayuda a las autoridades fronterizas de diferentes países de la UE a trabajar juntos; La construcción de una asociaciones más estrecha con los principales países fuera de la UE; La financiación del norte de África para ayudar a la región a ser más fuerte en las actividades de control y rescate; El establecimiento de un sistema de guardia de fronteras europea; La aplicación de un coherente sistema europeo común de asilo.

Esencialmente los principales esfuerzos de las instituciones europeas se han centrado en la aplicación de dos tipos de políticas de inmigración para gestionar la crisis: distribuir equitativamente los migrantes en todos los estados miembros de la UE y reducir el número de solicitantes de asilo que se dirigían a Europa, con resultados controvertidos.

En la actualidad no existe un acuerdo entre los estados miembros de la UE relativo a una política común de asilo y otras medidas propuestas por las instituciones europeas han planteado profundas polémicas, como la asignación de cuotas de refugiados en los diferentes países europeos y la creación de una guardia de fronteras de la UE con el poder de tomar el control de las fronteras nacionales.

La Unión Europea aún parece lejos de una solución única y completa, con una creciente confusión sobre cómo abordar el flujo de los migrantes . El Convenio de Dublín, que estipula que el país miembro de entrada debe tomar las huellas digitales y asumir la responsabilidad de los recién llegados, se ha ignorado muchas veces. Tensiones han surgido en casi toda Europa, entre Alemania y Austria, entre Hungría y sus vecinos etc., así como dentro de los países europeos.

Como resultado, tenemos una combinación de decisiones de la UE mal aplicadas y medidas unilaterales de los Estados miembros. Después de haber mantenidas abiertas las fronteras de Alemania en un acto de buena voluntad humanitaria, Angela Merkel está luchando ahora para hacer frente a 1 millón de refugiados que llegaron a Alemania en 2015, y a las otros que llegaran en 2016, y para encontrar una manera de detener el flujo. La estrategia de Berlín tenía dos partes: cooperar con Turquía para impedir que los migrantes entren en la Unión Europea y apoyar la propuesta de Bruselas para distribuir los solicitantes de asilo en todos los países de la UE. Pero hasta ahora, Turquía no ha hecho ningún movimiento sustancial para evitar que los migrantes entren en Europa y la mayoria de los payses miembros de la UE han ignorado el plan de reubicación. El este de Europa, y también otros países, no quiere tener nada que ver con las cuotas de refugiados. El fracaso de esta estrategia ha creado fricción dentro del gobierno de Berlín. Alemania decidió extender indefinidamente sus controles fronterizos y los gobiernos a lo largo de la ruta de migración de los Balcanes han introducido medidas similares. Austria anunció la suspensión de Schengen y la introducción de cuotas anuales de las solicitudes de asilo. Suecia, los más generosos de Europa en materia de asilo, ya ha introducido estrictos controles fronterizos. Alemania, Austria y los Países Bajos estan presionando para un rápido acuerdo sobre un nuevo sistema de guardias de fronteras de la U. Pero la medida está fuertemente contestada por Grecia y otros países, ya que incide en los derechos soberanos de las naciones sobre el control del territorio.

Mark Rutte, el primer ministro holandés, cuyo país ocupa la presidencia de la UE en el primer semestre de 2016, dijo que los problemas de migración estaban empujando a Europa a un punto de ruptura y al colapso del acuerdo de Schengen sobre la libre circulación de las personas, basa del mercado único de la UE . Pero ¿cuál es la respuesta? Es posible definir una política de migración europea común o si los datos demográficos de los estados miembros de la UE son muy diferentes? En algunos países la población se va a incrementar sustancialmente, mientras que en otros, como en Alemania, España e Italia la población va a disminuir considerablemente. También otro punto principal a considerar es la cuestión de las migraciones de hoy no sólo afecta a la economía . También se trata de la capacidad y voluntad de absorber grandes cantidades de personas desde el exterior, a menudo con muy diferentes valores, creencias y tradiciones. Los europeos del este rechazan fundamentalmente la importación de las nociones de multiculturalismo de Europa occidental a sus sociedades a través de la migración. Sino también en todos los países de Europa occidental el debate político en el tema es muy controvertido. La reacción a los acontecimientos en Colonia en la víspera de Año Nuevo, cuando cientos de mujeres fueron molestadas.por hombres solicitantes de asilo y de origen inmigrante, ha puesto de relieve cómo socialmente y políticamente corrosiva y divisiva la inmigración puede ser. Pero al mismo tiempo, ningún país de la UE puede resolver el problema por sí solo, cerrando las puertas. Incluso con normas más estrictas a nivel nacional, la aplicación seguirá siendo problemática. Los sirios, que siguen constituyendo el mayor grupo de solicitantes de asilo, están protegidos por el derecho internacional. Y en general sólo una pequeña fracción de las personas cuyas solicitudes de asilo han sido rechazadas en realidad están siendo expulsado.

Soluciones coherentes y eficaces a las presiones migratorias siguen siendo difícil de alcanzar, tanto a nivel europeo y nacional. Pero sigue siendo esencial encontrar sobre el tema algunos principios comunes de actuación entre las instituciones europeas y los estados miembros de la UE y dentro de la sociedad civil europea. Es un punto de inflexión. El continuo fracaso en la búsqueda de un acuerdo sobre una política común de asilo y en la definición de un enfoque común europea hacia la ola masiva de la migración, junto a debilidad de la zona euro crónica y otras factores de crisis, podría desestabilizar la Unión Europea y poner en peligro el proyecto europeo en su totalidad.

CO.EUR. 01/12/2015